¿Cómo motivar a mi hijo a estudiar si es un niño perezoso, vago y flojo?

Un niño perezoso, vago o flojo representa un pequeño sin disciplina. Pero ¿Qué hacer para darles grandes motivaciones y tener mejores aspiraciones?

A veces como buenos padres nos excedemos y se nos tiende a ir la mano con las facilidades que les damos a nuestros hijos. Por lo que debemos identificar algunos factores que afectan en gran manera a tu hijo.

Índice()

    Disciplina y motivación, palabras claves para entender su diferencia y empezar a trabajar en ello.

    La motivación es la principal causa que nos ayudó a lograr esas cosas difíciles de alcanzar.  Y nada más alejado de la realidad. Es un estado emocional que te impulsa a hacer las cosas mejor o quizás peor.

    Sin motivación alguna, se puede tirar la toalla, se rinde fácilmente y se deja a un lado el camino a seguir. Porque está es un estado muy esencial que impulsa nuestras fuerzas para seguir.

    nino motivado a estudiar

    La disciplina es la constancia de hacer las cosas rectas, sin importar qué. La disciplina es lo que todos necesitamos para lograr algo de buena forma. Es aquello que te hace seguir las reglas al pie de la letra y nunca rendirte. Porque sabes que del esfuerzo continuo habrá una recompensa  mayor.

    Sin la disciplina jamás podremos alcanzar objetivos. La disciplina te hace ser constante, y eso es algo que debemos enseñarle a nuestros hijos desde pequeños.

    La disciplina se debe inculcar, pues es un valor que pude trazar un antes y un después. Instrúyesela a tus hijos y veras los grandes cambios. Ya que provocará en ellos esfuerzo para realizar sus respectivas tareas.

     ¿Y cómo motivar a mi hijo a estudiar?: Si bien como padres debemos motivar a nuestros hijos a ser mejor cada día. Se trata más de darles apoyo emocional y hacerlos que vayan creciendo de forma tal que puedan construir por disciplina su propia motivación. El  apoyo será fundamental por el fortalecimiento emocional.

    ¿Cómo da fortalecimiento emocional para estudiar?: Siendo dinámicos. Nuestros hijos de pequeño ven lo dinámico más divertido, y por ello tienden a mostrar más interés. A medida que nuestros hijos aprenden siempre felicitémoslo sin que pase desapercibido.

    Tienes que también identificar el problema del por qué tu hijo está tomando o decidió hacer esas costumbres de flojera. Pueden se problemas psicológicos los que estén afectando por eso nunca esta de más recurrir a la ayuda de un profesional.

    Cómo desaparecer el problema de perezoso, vago y flojo

    Para estos problemas debes desarrollar rutinas para que así tu hijo se adapte a un mejor estilo de vida y un buen rendimiento escolar. Tienes que empezar por ti, a veces el problema es que todo se lo damos hecho y lo criamos en un ambiente cómodo.

    Causar incomodidad para desarrollar la capacidad de adaptación e interés al estudio de nuestros hijos.  No hacerles oficios con los cuales el pude lidiar. Limitar el uso de teléfonos, consolas u otros entretenimientos que lo hagan perder más tiempo del debido.

    Hará un proceso de adaptación, no todo lo tendrá a la mano, sabrá que todo cuesta. Que todo en la vida se gana, y no con pereza. Recuerda enseñar con amor y cariño para que nuestros hijos no crezcan con rencor. Pero cuando toque ser estrictos hazle saber por qué y no lo dejes en una incógnita.

    Crear prioridades. No solo se empieza de lo escolar también los deberes como bañarse Y cepillase entre otras cosas. Con esas reglas crearas buenos hábitos para que tu hijo deje de ser flojo y perezoso. Y al mismo tiempo él empezará a cambiar esas malas costumbres, claro poco a poco.

    padres ensenando a su hija

    Alágalo por cada avance que de por su propia cuenta. Así lo harás entender perfectamente de lo que está bien y lo que está mal. Como ya he dicho requerirá disciplina de ambas partes y estrategias adaptables para tu hijo.

     Razones por las que tu hijo es perezoso

    Estos problemas pueden ser causados por distracciones o por problemas psicológicos. Por eso siempre ten una buena comunicación con tu hijo sin ignorar pequeños detalles.

    Por otro lado también mira si distracciones como una consola o un teléfono lo hace más deficiente para el estudio y muy distraído para responsabilidades en el hogar como niño.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más