Cómo hacer un lavado nasal en recién nacidos o limpiar la nariz a un bebé correctamente

Hay muchas maneras en la que los padres pueden cuidar y mejorar la salud de los bebés. ¡La limpieza adecuada y una buena higiene siempre serán esenciales para que el bebé esté de buen humor y tranquilo! Aprende cómo hacer un lavado nasal para prevenir complicaciones en la respiración, acá con nosotros. 

Índice()

    ¿Para qué sirven los lavados nasales en los bebés?

    Para los bebés más propensos a sufrir de resfriados, será necesario que de vez en cuando se le realice un lavado nasal. Debido a que su nariz suele taponarse mucho por la acumulación de mucosidad que se produce al tener gripe. 

    lavado nasal

    Los bebés no saben cómo respirar por la boca, y por lo tanto su respiración se dificulta mucho si los canales están obstruidos. Y de la misma manera, este inconveniente les dificulta dormir y comer. 

    Muchos padres pasan por alto la necesidad de realizar un lavado nasal. Pero es importante recordar que ellos no saben sonarse la nariz ni sacar la mucosidad de su nariz a voluntad. Y aunque tengan estornudos o tos, estos no son de la misma intensidad que las de un adulto. 

    Por esa razón, es que se vuelve importante el lavado nasal regular. Siempre y cuando se tengan las medidas de seguridad adecuadas, no se dañará la mucosa dentro de la nariz y el bebé podrá respirar mucho mejor. Pero ¿En qué ocasiones se debe realizar un lavado nasal?

    Con este procedimiento no se busca que la nariz del bebé esté 100% libre de mucosidad, así que no es algo que debas hacer diariamente. Solo en los casos en los que el bebé presente catarro o mucosidad excesiva es cuando será necesario succionar la nariz. De resto, los mocos sirven como una defensa que impide que entren muchas cosas al organismo ¡No los elimines por completo!

    Cómo realizar un lavado nasal adecuado a los bebés

    Lo primero que debes saber es que las horas ideales para realizar un lavado nasal, es entre la hora de dormir ya antes de la comida. De esta manera no se le dificultará nada que deba realizar. Además, es una buena idea hacerlo en caso de que necesite alguna medicación inhalada. Ahora ¿Qué se necesita para realizar un lavado nasal?

    • Monodosis de suero: Esta es una mezcla de cloruro de sodio y agua que siempre permanece acuosa y no necesita presión. 
    • Spray nasal: Este contiene agua de mar, la cual se expulsa en forma de vapor. Es eficaz para descongestionar la nariz rápidamente. 
    • Jeringa con suero.

    Para los padres más experimentados su opción predilecta es el spray nasal. No obstante, el pequeño inconveniente con este es que no podremos saber la cantidad de suero que estamos introduciendo en las vías nasales del bebé. Puedes seguir estos pasos para hacer un lavado nasal al bebé: 

    • Coloca al bebé acostado de lado.
    • La cabeza debe estar levantada, ayudate con tus manos o con una almohada. Nunca debe estar completamente hacia atrás. 
    • Introducir la jeringuilla o el spray en el orificio nasal superior y apretar para que salga el vapor. 
    • Permite que el bebé se tranquilice y asegurate de que todo esté bien. 
    • Luego, cambia de posición al bebé y repite el mismo proceso cuidadosamente. 

    Ten en cuenta la posición de la cabeza, si está demasiado atrás, los mocos se empujarán mucho más hacia atrás en lugar de salir. ¡Aumentarán los riesgos de sufrir de otitis!

    Por otra parte, la cantidad necesaria para el lavado de nariz es de 2 ml de solución en cada fosa nasal en niños lactantes, y de 5 ml en niños más grandes. No se recomienda exceder estas dosis. 

    Errores que se deben evitar al realizar un lavado nasal a los bebés

    A pesar de que resulta una muy buena idea para descongestionar la nariz del bebé, los padres suelen cometer muchos errores durante este proceso. ¡Acá te diremos cupales son para que puedas evitarlos!

    importancia del lavado nasal

    1. Realizar lavados nasales cuando no es necesario y no hay congestión. 
    2. Realizar los lavados con el fin de prevenir alguna enfermedad. (Estos no tienen propiedades preventivas de ningún tipo)
    3. Echar pequeñas gotas de suero en la nariz. 
    4. Continuar con el lavado a pesar de la incomodidad del bebé. (Es mejor desistir de inmediato)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más