¿Qué es y por qué se produce la fimosis en niños? Síntomas, consecuencias y cura

El cuidado de los niños pequeños debe ser muy riguroso en todo momento. Los padres primerisos deben tener cuidado con la limpieza de las partes intimas, especialmente de los niños. No obstante, cuando sucede la fimosis esto se vuelve un poco más complicado. Así que aprende como lidiar con este problema y ayuda a tu bebé lo mejor posible. 

Índice()

    ¿Qué es la fimosis?

    La fimosis es una complicación que sucede cuando el prepucio es muy estrecho como para dejar salir al glande. Haciendo casi imposible que este se pueda retraer sobre el glande. Es importante saber que todos los bebés nacen con fimosis, es decir, el prepucio está fusionado al glande. 

    fimosis en ninos

    No obstante, a medida que crecen esto va desapareciendo durante el transcurso de la infancia y la pubertad. Alcanzada la edad de 13 años, un niño podría ser capaz de retraer por completo el prepucio para dejar completamente descubierto el glande, indiferentemente de si el pene está erecto o flácido. 

    Cuando esta acción es imposible en el transcurso de ese periodo, se considera que el niño tiene fimosis. Y puede causar complicaciones a la hora de orinar, tener una buena higiene personal, o al momento de tener relaciones sexuales. Existen tres causas que pueden impedir la retracción del prepucio: 

    1. El orificio del prepucio: Si esta es demasiado estrecha, el glande no podrá atravesarla. Es normal en niños y adolescentes antes de la pubertad. 
    2. El prepucio está fusionado con el glande: Si la superficie interior del prepucio se fusiona con el glande ocasiona fimosis, y es normal en niños y adolescentes. 
    3. El frenillo del pene es muy corto: En este caso el prepucio no puede retraerse por completo porque el frenillo no lo permite. Esto es llamado frenillo breve

    No obstante, existe un tipo de fimosis patológica que es muy poco común. Sus causas son muy variadas, aunque la más común es por causa de la balanitis (cuando se inflama el glande). Además, puede desarrollarse en pacientes diabéticos por inflamación e infección del prepucio. 

    Síntomas y consecuencias de la fimosis

    Generalmente la fimosis no produce ningún tipo de molestias o síntomas en los niños. E incluso cuando son adultos, siguen sin presentar ningún problema. Sin embargo, existen algunos casos donde los hombres suelen sentir molestias como: 

    •  Coito doloroso: Al no poder deslizar bien el prepucio, se dificulta la penetración generando dolor. 
    • Balanitis: Infección en el pene a causa de esmegma acumulado en el balanoprepucial.
    • Infecciones de orinaEn caso de que el esmegma suba por la uretra. 
    • Problemas en la micción: Pueden sentir dolor al orinar (Disuria) o retención extrema de orina que requieren de un sondaje. 
    • Adherencias balanoprepuciales: En caso de que el prepucio se una al glande, aumenta mucho más la fimosis. 

    Esta es una complicación que puede afectar a muchos niños pero, ¿Existe algún tipo de prevención? No existe. Cuando se trata de fimosis congénita, no hay modo de prevenirla. No obstante, en otros casos puede prevenirse al fomentar una buena higiene intima. Y enseñando al niño a retraerse poco a poco el prepucio, y no forzarlo en caso de existir fimosis. Además, se conocen dos tipos de fimosis: 

    • Fimosis relativa: Cuando el prepucio puede retraerse parcialmente. 
    • Fimosis completa: Es imposible retraer el prepucio. 

    Diagnóstico y tratamiento de a fimosis en niños

    El diagnóstico de la fimosis se realiza de manera visual. El médico puede realizar una breve inspección para asegurarse de que en realidad exista una falla en la retracción del prepucio. Al mismo tiempo, se establecen si existen riesgos de desarrollar cualquier complicación. Partiendo se allí puede indicar varios tipos de tratamientos: 

    diagnostico de la fimosis

    • Estirar el prepucio manualmente: Relajar la tensión de la piel por un tiempo prolongado, utilizando cremas que faciliten la fricción y humecten la piel lo más posible. 
    • Cremas esteroides tópicos: Cremas como la betametasona o el cortisona son recomendadas para el tratamiento de la fimosis. A partir de los 3 años, el niño puede comenzar a aplicarla con la ayuda de retracciones muy suaves. 
    • Circuncisión: Es una operación en la que se extirpa parcial o totalmente el prepucio. El glande quedará descubierto permanentemente. 
    • Otras intervenciones: La frenuloplastia, la hendidura dorsal, hendidura ventral, prepucioplastia. Cualquiera de ellas permitirá retraer por completo el prepucio. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más