C贸mo evitar o curar la mastitis en mujeres lactantes o durante la lactancia

¡Los cuidados no terminan luego del embarazo! Porque ahora viene la etapa de la lactancia, en donde tu cuerpo aún permanece sensible ante los cambios, y especialmente tus senos empiezan a sufrir mucho más que antes. Aprende a protegerte de la mastitis! 

脥ndice()

    ¿Qué es la mastitis?

    La mastitis es una infección por la cual definitivamente no quieres pasar. Sucede especialmente durante la etapa de la lactancia. Se caracteriza por dolor fuerte y sensibilidad en los pechos.

    que es la mastitis

    La mastitis puede presentarse en distintas etapas de la lactancia, durante las primeras semanas o adentrados en varios meses. ¡Es importante que estés atenta los síntomas para que puedas tratar la infección a tiempo y esto no se convierta en un problema más serio!

    Pero exactamente ¿De qué se trata la mastitis? Pues, es una infección que comienza por medio de una inflamación en el tejido mamario. Es muy común en las madres lactantes, y suele aparecer durante las primeras 12 semanas de la lactancia materna. Y aunque muchas personas recomiendan que se prosiga con la lactancia durante la mastitis, esto puede ser terriblemente doloroso. 

    No afectará demasiado tu experiencia en la lactancia, y no dejes que se convierta en un obstáculo entre tú y tu bebé. Así que ¿Cuáles son los síntomas a los que debes estar atenta?

    • Dolor o ardor en los pechos durante la lactancia. Esta suele afectar solo un pecho. 
    • Seno hinchado más de lo normal. 
    • Sensación de calor intenso en el pecho. 
    • Enrojecimiento del pecho.
    • Fiebre constante. 
    • Escalofríos. 

    Causas de la mastitis y factores de riesgo

    ¡Cuidate a ti misma para que puedas cuidar muy bien a tu bebé! Y para ello, es importante que te informes sobre las principales causas de la mastitis y así puedas evitarlas.

    • Leche materna estancada dentro del pecho: Esta es una de las razones por la cual amamantar en la posición correcta es importante. Para asegurar que el pecho se vacíe por completo, y no queden residuos de leche dentro del conducto mamario. De lo contrario la leche se pudre y llena de bacterias el pecho. 
    • Conducto de leche bloqueado: Otra razón por la cual se puede acumular la leche dentro del pecho, es por la obstrucción del conducto de la leche. Si este no se trata se puede causar la infección. 
    • Bacterias: Las bacterias en la piel o en la boca del bebé si acceden al conducto de la leche por el pezón,, pueden provocar la mastitis.
    • Pezones muy agrietados.
    • Utilizar sostenes demasiado apretados que restrinjan el flujo de la leche.

    En algunas ocasiones, la mastitis es ocasionada o desarrollada por malos comportamientos de la madre. Colocándola así dentro de las mujeres con más factores de riesgo: 

    Es importante reiterar que la mastitis puede empeorar si esta se descuida o no se trata a tiempo- desarrollando complicaciones como aparición de pus dentro de las mamas, o desarrollo de un absceso que necesitará una intervención quirúrgica para realizarle un drenaje. 

    Prevención y tratamiento de la mastitis durante la lactancia

    Se les recomienda a las nuevas madres que antes de comenzar con la lactancia, se consulte con un especialista para evitar cualquier tipo de complicación y estar preparadas ante cualquier situación. Con ayuda de los consejos y los asesoramientos personalizados, puedes disminuir las probabilidades de sufrir de mastitis. 

    prevencion de la mastitis

    • Asegúrate de drenar por completo tus pechos en cada momento de la lactancia. 
    • Permite que el bebé chupe por completo cada uno de los senos, no los saques antes de tiempo.
    • Da al bebé los dos pechos por igual. Nunca uno más que el otro. 
    • Cambia la posición de la lactancia entre cada uno de los momentos de la alimentación. 
    • El bebé debe estar tomando el pezón con la boca adecuadamente. 
    • Deja de fumar durante la lactancia. 

    En caso de que ya estés sufriendo de mastitis, lo primero que debes hacer es consultar al médico. Él té dirá cuál será la mejor manera para proceder, aunque generalmente los procedimientos que se realizan son los siguientes:

    • Succión y drenaje del seno.
    • Dar de tomar al bebé el seno afectado con más frecuencia.
    • Aplicar paños fríos o calientes.
    • Dar masajes en los senos. 
    • Mantener reposo.

    Deja una respuesta

    Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

    驴Qu茅 te pareci贸 este art铆culo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer M谩s