¿Cuál es la diferencia entre emociones y sentimientos? ¿Cómo saber si tengo un impulso?

A veces te detienes a pensar ¿Por qué hice determinada acción? ¿Por qué reaccioné de esa manera si pude haberlo echo de otra? A todos nos sucede que somos víctimas de nuestros propios impulsos. Pero ¿están controlados por los sentimientos o por las emociones? Saber esto puede ayudarnos a controlar mejor los impulsos, y saber cómo reaccionar mejor ante las situaciones que se nos presentan. 

Índice()

    ¿Qué son las emociones y los sentimientos?

    Desde niños debemos reconocer las diferentes emociones que se nos presentan. Por ejemplo: La alegría, la tristeza, el enojo, la emoción... Entre otros. Aunque su importancia no sea muy reiterada en la infancia, la verdad es que un mal manejo de las emociones puede repercutir en serias consecuencias sobre cualquier individuo, por ejemplo: 

    emociones y sentimientos

    • No saber cómo reaccionar ante estímulos muy fuertes, ocasionando ataques de ansiedad o estrés. 
    • Defender nuestro pensamiento a toda costa y no saber admitir cuando estamos equivocados. 
    • Generar dependencia emocional
    • Ser muy influenciables y dejar llevar todas nuestras reacciones en base a los impulsos. 
    • No diferenciar entre una emoción negativa y una positiva. 
    • Arriesgar nuestra vida al confundir una emoción de peligro con una de euforia. 

    De la misma manera, los sentimientos mantienen una relación muy estrecha con las emociones. Pero estos se refieren más a un estado de ánimo más continuo y duradero. Por lo tanto, es correcto decir que todos los sentimientos están impulsados por las emociones que sentimos.

    Por ejemplo, el sentimiento de estar enamorados (el amor) es provocado por las emociones de euforia, alegría, felicidad. Mientras que sentimientos como el odio, está provocado por emociones de ira, enojo, decepción, entre otras.

    Principales diferencias entre los sentimientos y emociones

    Aunque puedan parecer lo mismo, la verdad es que los sentimientos y las emociones presentan diferencias claves que se deben tomar en cuenta al momento de querer aprender más sobre ellos. Por ejemplo: 

    1. Los sentimientos siempre se manifiestan mientras estamos conscientes, en cambio las emociones se presentan mientras estamos inconscientes. 
    2. Los sentimientos tienen una mayor duración que las emociones, ya que la mente consciente dedica mucho tiempo en pensar en ellos. 
    3. Las emociones se nos presentan muy rápidamente y casi siempre como un impulso, en cambio los sentimientos se toman mucho más tiempo para desarrollarse. 
    4. Los sentimientos no pueden existir si no se manifiesta una emoción en primer lugar. 
    5. Una sola emoción puede ser la desencadenante de muchos sentimientos en una persona. 
    6. Los sentimientos son la interpretación que le damos a las emociones, y siempre son reguladas por los pensamientos. 
    7. Las emociones son conocidas como reacciones psicofisiológicas que suceden de manera automática en nuestra mente. 
    8. Aunque se crea lo contrario, las emociones tienen mucha más intensidad que los sentimientos. Esto ocurre debido a que para poder desarrollar un sentimiento, este debe se analizado por el consciente.

    Por lo tanto, se puede decir que las principales diferencias entre los sentimientos y las emociones son la durabilidad, la reacción que tenemos ante ellos y la inensidad de los mismos. No obstante, siempre es bueno recordar que una emoción conllevará al desarrollo de uno o más sentimientos. Y si tenemos buena inteligencia emocional, podemos evitar desarrollar sentimientos poco saludables o que en realidad no deben exsitir. 

    ¿Qué es un impulso?

    ¿Alguna vez has tenido una reacción totalmente imprevista? Algún tipo de comentario, acción, o reacción que no hayas podido explicar muy bien el por qué lo hiciste. Ese tipo de cosas nos suceden a todos, y son llamados impulsos.  

    que es un impulso

    Los impulsos son reacciones o tendencias que tienen ciertas personas cuando actúan totalmente movidos por una emoción específica y pasajera. Esta acción no debe tener necesariamente una razón específica o valida, sino simplemente el puro sentimiento que estamos sintiendo al momento de realizar dicha acción. 

    Saber controlar los impulsos es fundamental para que podamos tener una vida adulta sana y responsable. Puesto que si no tienes un control adecuado de tus emociones, siempre estarás actuando bajo tus impulsos y en la mayoría de los casos, te traerá muchas consecuencias. 

    Ya que los impulsos no permiten que pensemos con la mente clara, y no analizamos la situación sino hasta el último minuto. Si deseas llevar una vida mucho más tranquila y centrada, controlar los impulsos es la clave. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más