¿Qué es la diabetes infantil? Cómo puedo saber si mi hijo tiene diabetes y como curarla

Es erróneo pensar que los niños no pueden sufrir problemas crónicos como la diabetes. Aunque es mucho más común en los adultos y existen muchos tipos de diabetes, la diabetes infantil es la segunda enfermedad crónica más común en niños. ¡Cuida a tus hijos aprendiendo mucho más sobre ella!

Índice()

    ¿Qué es la diabetes infantil?

    La diabetes infantil se presenta porque la hormona insulina no se produce adecuadamente en el páncreas, o no es reproducida en absoluto. O de la misma manera, puede desarrollarse porque el organismo se resiste más de lo normal a la acción de la insulina. 

    diabetes infantil

    ¿Qué sucede si el cuerpo se resiste a la insulina o esta no se reproduce de manera adecuada en el cuerpo? El cuerpo no es capaz de trasnformar la glucosa o azúcar en energía, deteriorando el funcionamiento del organismo en general.

    Solamente en España, más de 30.000 niños menores de 14 años sufren de diabetes infantil tipo 1. Y su incidencia a crecido alarmantemente en los últimos años, especialmente en niños menores de cinco años de edad. Y esta enfermedad trae consigo complicaciones mucho más graves cómo: 

    • Hipoglucemia: El cuerpo entra en crisis ya que el azúcar en la sangre es demasiado baja. Los síntomas más comúnes con: Somnolencia, temblor, desmayo, palidez, y hambre. 
    • Hiperglucemia con cetonas: se necesita acudir rápidamente a un médico para sanarla. 

    A pesar de que los niños pueden recuperarse de ambas complicaciones, si estas no se controlan con vigilancia médica constante, puede resultar en riesgos vitales muy graves. Si las complicaciones se vuelven crónicas, con el paso del tiempo pueden comenzar a dañar partes del cuerpo como: 

    • Riñones.
    • Corazón y los vasos sanguíneos.
    • La vista. 
    • Nervios de las extremidades.

    Para que se pueda establecer un buen tratamiento para la diabetes infantil, es necesario tener un diagnóstico por medio de un profesional de la salud. Que realizará pruebas como: 

    • Análisis de sangre y orina para determinar los niveles de glucosa en ambas.
      • El niño presenta niveles de glucosa mayores a 126 mg/dl en ayunas.
      • La glucosa en sangre luego de desayuna y a lo largo del día es de 200 mg/dl o superior. 
      • Luego de dos horas después de realizar el test de tolerancia a la glucosa los niveles deben ser iguales a 200 mg/dl. 

    Tratamiento y prevención de la diabetes infantil

    Lamentablemente, una vez que el niño se ha vuelto diabetico, nunca dejará de serlo. Ya que esta es una enfermedad para la cual no se ha encontrado una cura. 

    De esta manera, el tratamiento dependerá exclusivamente del tipo de diabetes que tenga. En este caso, la diabetes infantil tipo 1 secontrolará con inyecciones de insulina diarias en dosis que indicará el médico para el niño. 

    Si la diabetes infantil es tipo 2, los médicamentos como la insulina en inyecciones no serán necesarios. Sino que la glucosa en sangre se controla manteniendo una dieta equilibrada y haciendo ejercicio físico constante. 

    En caso de que el niño sufra de diabetes tipo 1, los padres deben ser rigurosos con las inyecciones de insulina diaria y enseñarle la mejor manera para hacerlo. Una vez que sea más grande, tendrá que aprender a hacerlo por su propia cuenta todos los días. 

    La buena noticia es que la diabetes infantil puede ser prevenida desde el nacimiento de los bebés. La mejor manera de hacerlo es alimentándolos con leche materna. y tratar de evitar ciertos tipos de formulas o leches que contienen demasiada cantidad de azúcar. 

    Además, al prevenir la obesidad infantil se previene la diabetes al mismo tiempo. Llevando un estilo de vida activo y muy saludable para el pequeño. 

    Síntomas de la diabetes infantil

    Si no estás seguro de que tu pequeño pueda estar sufriendo de diabetes, lo mejor será que acudas a un médico inmediatamente. Mientras tanto, puedes estar atenta a la aparición de ciertos síntomas como: 

    sintomas de diabetes infantil

    • Muchas sed repentinamente. 
    • Tener ganas de orinar constantemente. 
    • Pérdida de peso sin ninguna causa aparente
    • Dolor abdominal.
    • Náuseas y vómitos.
    • Debilidad.
    • Cansancio. 
    • Visión borrosa. 
    • Irritabilidad.
    • Enuresis nocturna.
    • Aumento del apetito pero con pérdida de peso. 
    • Infecciones alrededor de la boca en la piel. 
    • Aumento en los niveles de azúcar en la sangre repentinamente. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más