¿Cómo afecta el estrés a los niños y cómo saber si mi hijo sufre estrés?

En muchas ocasiones pensamos erroneamente que los niños solo pueden sentir alegría o miedo, emociones corrientes... Pero la verdad es que al igual que los adultos están propensos a sentir cualquier emoción. La gran diferencia es que ellos no saben cómo enfrentarse a ellas, y por lo tanto muchos niños pueden sufrir de estrés. ¿Quieres proteger a tu hijo de esto? Acá te decimos cómo. 

Índice()

    ¿Por qué el estrés afecta a los niños?

    Los niños no están preparados para enfrentarse a situaciones que requieran de algún tipo de adaptación nueva. Por ejemplo, una mudanza, una nueva escuela, el divorcio de los padres, entre otros... No obstante, el estrés no necesariamente tiene que estar impulsado por situaciones malas sino también positivas, como comenzar un nuevo deporte, conocer nuevas personas, o viajar a nuevos lugares. 

    estres infantil

    En la mayoría de las situaciones, el estrés o la ansiedad están ocasionados por situaciones negativas que suceden en la vida del niño. Al igual que con todas las emociones, es bueno tener un balance con el estrés. Ya que en pequeñas cantidades puede agudizar los sentidos de los niños y ayudarles a reaccionar de cierta manera ante situaciones peligrosas. 

    Pero cuando los niveles de estrés comienzan a aumentar, cada una de las cosas que suceden a su alrededor, hasta las más insignificantes les resultan estresantes. Y esto es algo que debe ser tratado de inmediato. Entre las causas más comúnes del estrés infantil se encuentran: 

    • Preocupación por las exigencias escolares.
    • Tener demasiadas responsabilidades en el colegio, el hogar o si se practica algún deporte. 
    • Problemas sociales con los amigos, mudanzas, o no tener donde vivir. 
    • Pensar negativamente de ellos mismos. 
    • Cambiso corporales drásticos. 
    • Separación de los padres. 
    • Crisis financiera dentro del hogar. 
    • Vivir en un lugar inseguro. 

    Las emociones de los pequeños siempre están a flor de piel, y aun no son expertos controlándolas. Así que como padre es tu deber saber cómo reaccinar en caso de que tu pequeño esté presentando signos de estrés: 

    • Mejora la vida dentro del hogar.
    • Se un buen ejemplo de tranquilidad, confianza y armonía. 
    • No mire programas de televisión muy violentos o subidos de tono cuando está con los pequeños. 
    • Preste especial atención a la inteligencia emocional de los pequeños.
    • Fortalezca su autoestima. 
    • No realice cambios repentinos en el hogar.

    Consecuencias del estrés infantil

    Nunca pases por alto los síntomas de estrés en los niños. ¡Ya que esto solo hará que la situación empeore y que llegue a un punto de no retorno! Las consecuencias pueden ser graves si no se toman las medidas preventivas necesarias, como por ejemplo: 

    • Aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades neuropsiquiátricas.
    • Aumenta las probabilidades de sufrir de ansiedad.
    • Los incluye en los adolescentes con más probabilidades de abusar de las drogas o el alcohol. 
    • Padecer de autismo. 
    • Desarrollar esquizofrenia.
    • Desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes. 
    • Desarrollar obesidad. 
    • Afecciones cardivasculares y respiratorias.
    • Depresión severa.
    • Ataques muy agresivos de ira. 
    • Problemas para socializar con demás niños. 
    • Deficiencia en la escuela.
    • Aumenta en gran tamaño la amígdala cerebral, creando ataques de impulsividad y agresividad. 
    • Perdida de memoria.
    • Problemas en la postura del cuerpo y su movimiento. 
    • Fallos en la comunicación entre los hemisferios del cerebro. 
    • Fallas en la percepción y el intelecto. 
    • Hiperactividad.

    Signos de que mi hijo sufre de estrés

    ¡Nunca pases por alto esto! Así que asegurate de que estés al tanto de todos los cambios que pueda estar presentando tu hijo. Los síntomas y los signos más comúnes del estrés son: 

    signos de estres infantil

    Síntomas físicos del estrés

    • Dolor de cabeza. 
    • Pesadillas constantes. 
    • Molestias y dolores estomacales. 
    • Mojar la cama por las noches.
    • Falta de apetito.
    • Cambios repentinos en los hábitos alimenticios. 
    • Falta de sueño y otras alteraciones.

    Síntomas emocionales del estrés

    • Preocupaciones no acordes a su edad. 
    • Ansiedad.
    • Rabia.
    • Mucho llanto.
    • Aparición de nuevos miedos recuerrentes. 
    • No es capaz de controlar sus emociones. 
    • Comportamientos regresivos. 
    • Desdén en las actividades cotidianas. 
    • No tiene deseo de participar en ninguna actividad familiar o escolar. 
    • Aferrarse demasiado a algún adulto. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más